Efecto dominó.

El aprendizaje nunca se detiene. Y no queremos que se detenga.